Concentraciòn, Defensa personal, Autodisciplina.

Desarollo Fisico у espiritual.

El AIKIDO fue creado a comienzos del siglo XX por el maestro Morihei Ueshiba – O´Sensei (1883-1969) tras una intensa práctica en diversas artes marciales.

Por su intención e historia, el AIKIDO está en la tradición de las artes marciales japonesas, enseñando a controlar el ataque de un oponente por medio de técnicas, de luxación a la altura de las articulaciones, y haciendo proyecciones aplicando la fuerza del oponente y controlándolo e inmovilizándolo en el suelo.

La singularidad del AIKIDO está en la naturaleza de la respuesta que da a la violencia.

El fin del AIKIDO no es lesionar, doblegar o destruir, sino controlar un ataque causando el menor daño posible.